21 de mayo de 2020

El estudio de sero-epidemiología de la infección por SARS-VOV-2 en España indica que muchos trabajadores trabajaron estos meses siendo portadores del virus


 
El estudio de seroprevalencia además de indicar que el sistema de salud detectó menos de una de cada 10 de los personas que desarrollaron la enfermedad en España también nos muestra que detectó una proporción aún menor de los contagios que se producían en edad laboral. 

"La prevalencia estimada de anticuerpos IgG frente a SARS-Cov2 en España es de un 5,0% (95% IC: 4,7%- 5,4%). Es similar en hombres: 5,0% (95% IC: 4,6%-5,4%) que en mujeres: 5,1% (95% IC: 4,7-5.5%). En relación con la edad, la prevalencia es menor en bebes, niños y jóvenes, con moderadas diferencias en el entre el resto de grupos de más edad. "

De esta afirmación se concluye:
  • No se consiguió disminuir los contagios en la personas de edad avanzada, a pesar de conocerse desde el principio la importancia de evitar los contagios en esos grupos de edades por la mortalidad que causaba.
  • Parece que sí se consiguió evitar parte de los contagios en los bebés, niños y jóvenes (a menos que en estas edades la respuesta al virus lleve a generar menos anticuerpos). Lo que demostraría que sí es posible reducir los contagios en determinados grupos de edad aplicando medidas de aislamiento.
  •  Que se detectó con PCR menos de 1 de cada diez de las personas que desarrollaron anticuerpos. 
  • Y que de haberse detectado casos con PCR proporcionalmente en todos los grupos de edades, la distribución de casos por edades debería haber tenido una forma parecida a la distribución de la población en España que muestro a continuación:


En cambio, la distribución de casos detectados con PCR en España por sexo y edad ha sido la siguiente:





Hay menos casos en edad laboral de los que debería haber. Esto puede indicar o bien que las personas que trabajan no notan o notifican sus síntomas o que las Comunidades Autónomas hacen menos pruebas a las personas de estas edades. En todo caso debe haber habido muchos trabajadores que hayan seguido trabajando con el virus, contagiando a los demás. 

Si se quiere detectar y minimizar los contagios a partir de ahora hay que prestar atención a estos grupos de edades. Potencialmente los más propensos a desarrollar brotes incontrolados por la gran cantidad de interacciones con otras personas que efectúan a lo largo del día. Como los síntomas son más leves que en los jubilados el método utilizado hasta ahora es poco eficaz. En Alemania menos de la mitad de los casos detectados desarrolló fiebre en algún momento del desarrollo de la enfermedad y en estas edades la proporción sería aún menor. La forma de encontrarlos es mediante el trazado de los contactos de los casos detectados o mediante inspecciones aleatorias o sistemáticas entre trabajadores, sobre todo, los más expuestos a propagar el virus. En el informe Report 16 - Role of testing in COVID-19 control del WHO Collaborating Centre for Infectious Disease Modelling, MRC Centre for Global Infectious Disease Analysis, se estima que la estrategia de controlar semanalmente a los trabajadores sanitarios y otros grupos de riesgo mediante PCR en búsqueda de infecciones independientemente de los síntomas reduciría su contribución a la transmisión de un 25 a un 33%, además de las reducciones logradas mediante el autoaislamiento después de los síntomas. Weekly screening of healthcare workers (HCWs) and other at-risk groups using PCR or point-of-care tests for infection irrespective of symptoms is estimated to reduce their contribution to transmission by 25-33%, on top of reductions achieved by self-isolation following symptoms
 

La pirámide por edades de los casos detectados nos permite tener una estimación de la calidad del sistema de detección de una región. Cuanto más se parezca a la pirámide por edades de prevalencia más eficaz habrá sido la búsqueda de casos. En el caso de España como conjunto coincide bastante con la pirámide por edades de población. 

Busca en Muévome

Histórico