25 de enero de 2011

El Estado español camino de la bancarrota

Las decisiones no pueden ser más acertadas, reducir ingresos a los trabajadores (en activo y ahora jubilados) para disminuir la demanda y consecuentemente reducir el producto interior bruto y la capacidad de devolver las deudas y por otra parte exponer al Estado aún más a los bancos en bancarrota encubierta. Porque a estas alturas nadie duda ni dentro ni fuera de España que muchos bancos no pueden hacer frente a sus acreedores. Y ¿qué se le ocurre al Gobierno? pues nada menos que abrir la puerta a la nacionalización de las cajas con más problemas. La misma medida que llevó a la bancarrota a Irlanda y ha puesto en aprietos a muchos otros. El mismo día en que se vota el recorte de pensiones nos informa sin ningún escrúpulo adonde va a ir a parar  el dinero sustraído a las pensiones: al pozo sin fondo de los bancos y cajas españolas. Como no es un gasto nos dicen que no contabilizará en el déficit pero nadie puede llevarse a engaño: el Estado estará más endeudado y necesitará más prestamos en condiciones peores porque no puede ocultar que va destinado a entidades en peligro de bancarrota.
Hay un detalle que muchos ignoran y que otros muchos a pesar de saberlo no parecen tenerlo en cuenta. Cuando EEUU o Inglaterra ayudan a sus bancos no se exponen a la bancarrota, todo lo más a una devaluación de su moneda, porque tienen autonomía monetaria: pueden crear la moneda que necesiten y pagar así sus deudas. En cambio España, al igual que Grecia, Irlanda, Portugal, Italia, Francia …, ya no puede crear moneda por decisión propia, esta potestad en la zona Euro le corresponde ahora al Banco Central Europeo y si necesita dinero lo tiene que pedir prestado y si los prestamistas consideran que ya no se fían más, el final es la bancarrota. Pero como la bancarrota no interesa a los acreedores externos porque perderían dinero, nos rescatarán imponiendo unas condiciones a los ciudadanos que no se atreverían ni siquiera sugerir a sus países de origen.
¿La solución? Pasar la pelota al Banco Central Europeo que es el que tiene autonomía monetaria para resolver los problemas financieros. Si este banco no puede o no estima conveniente salvar a algunas cajas o bancos, o no hay ningún banco europeo ni de ninguna otra nación que quiera comprarlos, una bancarrota limitada es mejor que la bancarrota de un Estado o los conocidos rescates de la Unión Europea. España, aunque a muchos les pese, ya no es un Estado autónomo monetariamente y no puede amparar a sus bancos como si fueran sus protegidos.
Más información:

El País: El Gobierno abre la puerta a la nacionalización de las cajas con más problemas


Informe de enero de 2011 del FROB Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (desgraciadamente en inglés porque parece que no quieren que los que sólo hablan español se enteren)
Reducir las pensiones es innecesario y perjudicial
Lo siento pero parece que se ven mejor las cosas desde fuera (también hay buenos artículos en español pero ahora no tengo tiempo para buscarlos):
Monetary Sovereignty: The key to understanding economics
Economist: The state of Spanish banks
Economist: Spreading infection
Economist: The euro area Time for Plan B

0 comentarios:

Publicar un comentario

Busca en Muévome

Bailando

Histórico